Charla Temática del mes de Noviembre


La esclavitud tras la Guerra de Granada

Con la conquista del Valle del Guadalquivir a comienzos S. XIII por parte de los reinos cristianos, nos encontramos con el último vestigio de al-Andalus, el Reino de Granada. Fue fundado a partir de unos tratados alternando momentos de paz con enfrentamientos abiertos, lo que marcó un tipo de relaciones como era entrar en campo enemigo para destruir y obtener botín, especialmente el rapto de personas quienes quedaban cautivas, ya fuese en tierras cristianas o musulmanas.

Existe una diferencia entre el término “cautivo” y “esclavo“. Las fuentes árabes emplean el mismo para ambos: “aquellas personas capturadas en acciones de guerra”. En la Granada Nazarí se usaba más comúnmente el de “cautivo”.

El destino final de un cautivo era la venta en pública almoneda, cuyos precios variaban según fuesen: Varones adultos sin tacha, mujeres, varones menores de edad y varones débiles (ancianos y enfermos). Las mujeres alcanzaban los precios más altos.

Existían otras rutas clásicas de esclavos hacia la Península Ibérica, dirigidas desde el Sahara Sudoccidental y el Cáucaso. De hecho, la palabra esclavo procede de eslavo.

Durante la guerra final de conquista del Reino de Granada entre 1482 y 1492 miles de cautivos cristianos quedaban aún retenidos. La propia guerra se convertiría en caída y liberación de esclavos concentrados en Málaga, Guadix, Baza etc… y la propia Granada, tal como nos relata Münzer cuando visita la ciudad en 1494 en su libro titulado “Viaje por España y Portugal” o los estudios de D. Leopoldo Torres Balbás sobre las famosas mazmorras de la Alhambra llamadas “Corral de Cautivos” o “Corral de Cieza“.

Las órdenes religiosas como la de la Trinidad o la de Jesucristo de Córdoba vinculada a la Orden de la Merced, se convirtieron en las redentoras o liberadoras de prisioneros.

Los alfaqueques o “redentores” del árabe “al-fakkak” eran enviados expresamente a tierras enemigas para negociar rescates y a veces actuaban como espías.

Los Reyes Católicos justificaron la esclavitud como medio de evitar un mal mayor como era la “pena de muerte ” en caso de apostasía o herejía. En las Capitulaciones de la Guerra de Granada, se firmó la liberación de cautivos. De las potencias colonizadoras, España fue sin duda la menos esclavista como consecuencia del “Tratado de Tordesillas” de 1494, que prohibía el comercio de seres humanos.

Días 2 y 16
Lugar: Museo de la Alhambra, Palacio Carlos V
Horario: 12 h

 

Fuente: Patronato de la Alhambra y Generalife

Comprar Entradas Para La Alhambra